Universidad de Carabobo no recibió recursos para funcionamiento durante primer semestre del año

Cajas de ahorro sólo recibieron hasta febrero

 

Universidad de Carabobo

 

 

Fuente: Prensa Vicerrectorado Administrativo  Universidad de Carabobo


Una vez cumplida la primera mitad del año 2020, todavía no ha sido posible obtener un bolívar para los gastos de funcionamiento de la Universidad de Carabobo.

 

 

 

Así lo denunció el vicerrector administrativo de la casa de estudios superiores, José Ángel Ferreira, quien señaló que ello representa una situación muy compleja para la institución, ya que, pese a no tener abiertas sus aulas, continúa prestando servicios de investigación y extensión en distintas áreas, adicionalmente a la necesidad imperiosa del mantenimiento de su infraestructura de más de 300 mil metros cuadrados de extensión en los estados Aragua, Carabobo y Cojedes.

“El financiamiento de la institución actualmente depende de los aportes personales de trabajadores y de terceros para contribuir con la cobertura de los gastos de mantenimiento de las busetas que transportan a las personas que trabajan en la seguridad, en procesos administrativos en el Rectorado, y en los servicios de salud que se prestan en Uami”, dijo Ferreira.

“Afortunadamente, en los últimos días hemos contado con aportes de la Alcaldía de Naguanagua y del ejecutivo regional, quienes han apoyado con el desmalezamiento de la zona y cubriendo pequeños problemas de infraestructura, como lo son reparaciones de las cercas perimetrales que han sido dañadas en los intentos de invasión que han podido ser repelidos”.

Agregó que al día de hoy, la situación es muy difícil ya que “estas iniciativas no son suficientes para el mantenimiento de la infraestructura universitaria. Se requiere un mínimo de dotación de insumos médicos para Uami, así como otros recursos para soportar las labores de vigilancia y procesos administrativos de la institución”.

A modo de ejemplo, el vicerrector refirió que ha sido muy difícil recargar los tanques de gasoil de la planta eléctrica ubicada en el Rectorado, lo cual es indispensable para mantener activos los servidores de sistemas, que si se caen por problemas eléctricos, podrían sufrir daños irreversibles.

Ferreira acotó que el ministro de Educación Universitaria, durante el último Consejo Nacional de Universidades realizado en Caracas, prometió enviar entre el 25% y el 50% del presupuesto de gastos de funcionamiento de este año, obviamente devaluado ante el proceso de hiperinflación, pero que, de llegar, sería de ayuda para honrar las deudas adquiridas con terceros con las cuales hay que cumplir para poder seguir renovando procesos que permitan  mantener en funcionamiento la institución, especialmente en época de pandemia, que es cuando más recursos se necesitan para salvaguardar el patrimonio universitario.

“Durante 2020, lo único que el Ejecutivo ha enviado han sido recursos para pagos de personal (partida 4-01), pero también incompleta, ya que los aspectos contenidos en la convención colectiva como uniformes, primas de matrimonio y fallecimiento de familiares, no han sido enviadas. Los aportes a las cajas de ahorro solamente llegaron hasta febrero, el Sismeu prácticamente no existe, y los trabajadores están desamparados en cuanto a gastos funerarios y servicios de salud, con la excepción de los profesores que han podido estar cubiertos en salud gracias a los aportes y financiamiento de Fopediuc e Ipapedi”.

En nombre de la UC, el vicerrector Ferreira solicitó la reposición de estos recursos de los aportes patronales, dado que las cajas de ahorro y el fondo de pensiones son el mecanismo que actualmente permite atender medianamente los procesos de previsión social del profesor universitarios.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *