Delincuentes desmantelan el Instituto de Investigaciones Agropecuarias de la ULA

El espacio que albergaba cuatro laboratorios únicos en el estado Mérida para la investigación agropecuaria volvió a ser robado y destrozado por delincuentes no identificados. Durante el año 2019 más de 60 robos y hurtos se cometieron en este instituto de la Universidad de Los Andes, que ha sido la dependencia ulandina más atacada por la delincuencia

Los delicuentes cargaron con trozos de techos de las oficinas del IIAP-ULA, inhabilitadas desde 2019 | Foto: cortesía Ilka Domínguez

  

 

Fuente: https://elpitazo.net / María Fernanda Rodríguez


El pasado martes, 23 de junio, una profesora e investigadora adscrita al Instituto de Investigaciones Agropecuarias de la Universidad de Los Andes (IIAP-ULA) visitó la sede del mismo, ubicada en el sector Santa Rosa de la ciudad de Mérida, y encontró que había sido robado y destrozado nuevamente.

El IIAP-ULA cerró el año pasado los cuatro laboratorios que funcionaban en ese espacio, como consecuencia de los más de 60 robos, hurtos y destrozos causados a sus instalaciones solo durante 2019.

Ilka Domínguez, profesora de la ULA adscrita a dicho instituto, informó a El Pitazo sobre el más reciente acto vandálico. «Bueno, ahora sí ya no quedó más nada sino los recuerdos. Terminaron de desmantelar las oficinas, depósitos e invernaderos del Instituto de Investigaciones Agropecuarias en Santa Rosa», contó quien recibió la información del lamentable hecho por parte de una colega que fue al instituto el martes 23 de junio.

Los vándalos se llevaron láminas de paredes de lo que queda de los invernaderos que alguna vez funcionaron en el IIAP-ULA. Foto: cortesía Ilka Domínguez.

LEE TAMBIÉN

OBSERVATORIO DE LA ULA REGISTRA 35 ROBOS A UNIVERSIDADES DURANTE LA CUARENTENA

«No sé cuando ocurrió, yo tenía al menos tres semanas sin subir. No había vigilante abajo, estaban arriba, pero no los encontré cuando subí. Se robaron techos del depósito, del área central de Dirección, láminas de las paredes laterales de los invernaderos. Eso fue lo que pude apreciar, igual no estuve tanto tiempo porque subí sola y me dio miedo», detalló la docente a Domínguez.

Falta de vigilancia e impunidad

La falta de suficiente personal de vigilancia y la carencia de equipos de protección y defensa por parte de los centinelas que quedan incide en que los delincuentes puedan actuar con mayor facilidad. Asimismo, la inacción de los organismos de seguridad competentes, ante cuyas instancias se han hecho las respectivas denuncias de los hechos, es otro factor que favorece a los malhechores, cuyos delitos quedan en su mayoría impunes.

El Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes (ODH-ULA) ha contabilizado más de 20 robos y hurtos cometidos en distintas dependencias, facultades y núcleos de esta casa de estudios en lo que va de cuarentena nacional por COVID-19.

Demás de robar, los delincuentes causaron destrozos en lo que queda del IIAP-ULA | Foto: cortesía Ilka Domínguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *