Unimet crea Programa de Asistencia Temporal para atender las necesidades económicas surgidas durante la pandemia

A un año de que el Ejecutivo Nacional decretara cuarentena social en Venezuela, la población continúa enfrentándose a los desafíos y secuelas, producto de la pandemia del Covid-19. La vida de millones de personas alrededor del mundo se vio afectada debido al confinamiento, que impactó de forma negativa en la economía de los hogares.

 

 

Unimet

 

 

 

Fuente: https://www.unimet.edu.ve


La Unimet es consciente de que esta es la realidad de tantas familias cuyos hijos hacen vida universitaria en esta casa de estudios, por lo que el Consejo Superior en su reunión ordinaria N° 396, efectuada el pasado 15 de marzo de 2021, aprobó el Reglamento del Programa de Asistencia Temporal (PAT), un nuevo beneficio socioeconómico que estará disponible para aquellos estudiantes a quienes se les dificulta estar al día con el pago de la matrícula y que estará activo durante contingencias locales, nacionales o mundiales. Podrán aplicar alumnos de Pregrado y Postgrado con situación de vulnerabilidad socioeconómica comprobada.

 

 

 

Cledy Parejo, directora de la Dirección de Apoyo Socioeconómico Estudiantil (DASE), resaltó que este beneficio atenderá únicamente situaciones de vulnerabilidad relacionadas de forma directa con la pandemia. “Por ejemplo, si uno de los padres del estudiante perdió su empleo durante el confinamiento, y ya no cuentan con el sueldo que sustentaba el hogar, entonces ese estudiante sería apto para solicitar este beneficio”.

De acuerdo con la secretario general de la Unimet, Mirian Rodríguez de Mezoa, la pandemia ha incrementado el número de solicitudes de apoyo estudiantil. “Esto ha impactado a muchas familias venezolanas que han estado padeciendo problemas derivados de esta contingencia que afecta a la sociedad global: reducción de sueldos, pérdida de trabajo, decesos en el seno familiar, incremento de gastos para la salud, etc.”

Señala que esto refuerza el compromiso de la Universidad con contribuir a evitar la deserción estudiantil por razones económicas; “con visión preventiva y no reactiva”.

Requerimientos del beneficiario 

En el caso de que haya grupos de hermanos dentro de la universidad, solo uno de ellos podrá solicitar la ayuda económica. Para aplicar, se exigirá un año académico cursado (Pregrado) y un trimestre (Postgrado) y contar con un IAA de 14 puntos o superior; inscripción mínima de 12 UC trimestrales para Pregrado y de 6 UC para Postgrado.

Así mismo, la directora de DASE señaló que no será combinable con otros programas de Beneficio Socioeconómico (BSE) y tendrá una duración de hasta 3 trimestres regulares, revisable trimestralmente. El estudiante que se le apruebe el beneficio tendrá la oportunidad de contar con una cobertura de hasta 50% de la matrícula, monto que decidirá durante la evaluación realizada por esta unidad del Decanato de Estudiantes.

No estará disponible para quienes realicen estudios simultáneos, ya que solo cubrirá un plan de estudios. En el caso de Postgrado, solo aplicará para planes de estudios conducentes a título (Maestrías y Especializaciones).

Compromiso con los estudiantes

Desde su creación, la Unimet se ha caracterizado por formar profesionales integrales en el marco de un modelo educativo distintivo e innovador y, por otra parte, por su responsabilidad social. Así lo asegura la Secretario General, destacando que en la Universidad siempre ha existido “esa vocación natural y esa sensibilidad social por el talento de jóvenes que, teniendo comprobadas habilidades cognitivas para ingresar a la universidad, carecen de músculo económico para mantenerse en ella, por lo que sin un debido apoyo económico no pudieran acceder a una educación superior de calidad”.

“Desde sus inicios, la Unimet siempre ofreció becas, pero en los últimos años ha habido un especial esfuerzo por fortalecer nuestro sistema de beneficios socioeconómicos. Tan es así que hacia 2010, la población estudiantil beneficiaria, alcanzaba un 12% de la población estudiantil hasta entonces, solo de pregrado. Actualmente ese porcentaje alcanza el 30% de la población, es decir, el 30% goza de algún beneficio socioeconómico, no solo de pregrado sino además de postgrado”, explica.

Isabella Rondón es uno de los exitosos casos de las ayudas socioeconómicas de la universidad. Graduada de Ingeniería en Producción, obtuvo una beca por Matrícula de Honor al obtener una puntuación destacada en el examen de admisión. “Logré mantenerla durante toda la carrera; gracias a eso, pude estudiar y graduarme en la Unimet. Es algo que agradezco muchísimo a la universidad y siempre recomiendo a los que piensan estudiar ahí, pero tienen dudas por la matrícula, que apliquen a los beneficios socioeconómicos, ya que ofrecen una gran variedad de ayudantías que no muchos conocen”.

Sara Fadi, egresada de Estudios Liberales, fue beneficiaria de otros dos programas que ofrece la Universidad. “Fui beneficiaria de PAS (Programa de Apoyo Solidario) durante un año y un trimestre, el cual, me permitió seguir estudiando y completar mi carrera, sin la reducción de matrícula no me hubiese podido graduar a tiempo. También durante mi último trimestre obtuve una beca de ayudantía con el Centro de Derechos Humanos (CDH) Unimet. Esto me dio la oportunidad de entrar formalmente a esta organización -con la cual todavía trabajo en la actualidad-, y obtener una invaluable experiencia profesional, además de permitirme costear mis estudios”.

Por su parte, Algenib Brandt, licenciada en Idiomas Modernos, asegura que los beneficios socioeconómicos son “un apoyo enorme para la matrícula”. Al ingresar a la Universidad contó con el beneficio Matrícula de Desempeño, que se otorga por mantener un promedio mayor a 17.5. Durante sus últimos tres trimestres, fue beneficiaria de PAS, lo que la ayudó a culminar sus estudios. “Fue excelente. Con cualquier duda que tuviera o inconveniente, en DASE siempre estaban pendientes de mí. La señora Cledy o sus compañeros me asistían y estaban muy atentos conmigo. Me recibieron con los brazos abiertos”.  Mirian Rodríguez de Mezoa señala que, hoy en día, la Unimet cuenta con casi 1.400 beneficiarios, “estudiantes de pregrado y postgrado gozando de alguno de nuestros programas socio económicos, con distintos porcentajes de descuento”.

Resalta que más del 60% de ellos están subsidiados completamente por el fondo de becas, el cual se nutre de los aportes de egresados y amigos de la Unimet y en general del sector privado. El resto está cubierto por los fondos del presupuesto de la institución.

https://www.unimet.edu.ve/unimet-crea-programa-de-asistencia-temporal-para-atender-las-necesidades-economicas-creadas-durante-la-pandemia/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *