Rector de la ULA: «Un grito de auxilio»

La Universidad de Los Andes se dirige a la colectividad merideña y venezolana en general, procurando la solidaridad de quienes aún conservan un lazo afectivo con esta casa de estudios de 236 años que tanto ha dado para el desarrollo de la región.

 

Rector de la Universidad de Lo Andes, Mario Bonucci Rossini

Fuente: Rector de la ULA, Mario Bonucci


Más que un remitido, elevamos un grito de auxilio para salvar nuestra institución frente a los reiterados robos e invasiones de sus instalaciones y las constantes amenazas de nuevas agresiones, los cuales tienen lugar aprovechando la soledad que impera en los espacios ulandinos como consecuencia de las renuncias masivas de los universitarios frente a los salarios de miseria impuestos por el Ejecutivo Nacional, situación agravada por la pandemia por COVID-19 y por las dificultades que enfrentan para trasladarse hasta el sitio de trabajo quienes heroicamente siguen apostando por la universidad.

Este miércoles 26 de mayo se han recibido advertencias sobre la posible invasión de las instalaciones del Bioterio, laboratorio de la universidad ubicado en la Av. Gral. Eleazar López Contreras, Sector Santa Rosa, presuntamente por parte de los Colectivos del Bloque Norte de la Domingo Salazar.

La experiencia de la Finca Judibana, invadida desde hace años en El Vigía, nos ha demostrado que de consumarse esta acción será inevitable la destrucción de las instalaciones, además de afectar la paz y tranquilidad de todo el sector, pues es del conocimiento público que las invasiones traen implícita la proliferación del delito de toda índole.

Frente a esta situación, reiteramos el llamado a los organismos de seguridad del Estado para que actúen oportunamente, evitando la consumación del delito, en un todo de acuerdo a lo establecido en el Artículo 7 de la Ley de Universidades, el cual señala que “Corresponde a las autoridades nacionales y locales la vigilancia de las avenidas, calles y otros sitios abiertos al libre acceso y circulación, y la protección y seguridad de los edificios y construcciones situados dentro de las áreas donde funcionen las universidades, y las demás medidas que fueren necesarias a los fines de salvaguardar y garantizar el orden público y la seguridad de las personas y de los bienes, aun cuando estos formen parte del patrimonio de la Universidad.”

La materialización de esta amenaza significaría un duro golpe para la Universidad de Los Andes, no sólo por sus implicaciones materiales, sino por la evidente inacción de quienes están llamados, moral y legalmente, a proteger nuestra institución, garantizando así los espacios para la formación profesional y el desarrollo personal de los ciudadanos de hoy y de mañana.

Mario Bonucci Rossini / Rector

José Andérez Álvarez / Secretario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.